Desde hace algún tiempo se ha desatado en casi todo el mundo una polémica acerca del fin del milenio. ¿Cuándo se termina este milenio y cuándo comienza el próximo? Sobre el tema existen dos tendencias: Para algunos, el próximo milenio empieza el 1º de enero del año 2000, o sea el año entrante. Para otros comienza el 1º de enero del 2001.

La primera opción está respaldada por las matemáticas, la segunda es una convención apoyada por la historia y la ignorancia; también por la librería del Congreso de Estados Unidos y el observatorio real de Gran Bretaña. En ambos países se ha dado el aval para que se considere oficialmente el nuevo milenio a partir del 1º de enero del 2001. Pero, ¿por qué tal disparidad de criterios? Miremos.

Enero 1º del 2000 (la solución matemática)

Comenzando en año cero, el primer año del milenio terminó el 31 de diciembre del año cero, o el 1º de enero del año 1 si se prefiere. En ese momento se ha completado un año. Siguiendo esta lógica, el primer siglo se completó el 1º de enero del año 100, así como el primer milenio se completó el 1º de enero del año 1000 y el segundo milenio se completará el 1º de enero del 2000. En otras palabras, el 1º de enero comenzará el tercer milenio.

Esta cuenta está de acuerdo con la manera como contamos nuestras vidas. Nosotros celebramos nuestro primer cumpleaños no el día que nacemos sino cuando hemos completado un año de vida. Cuando hemos recorrido un año completo alcanzamos esa edad y, por analogía, cuando el mundo dé 2.000 vueltas se habrán vivido 2.000 años.

Enero 1º del 2001 (llamada «la solución popular»)

Si el argumento anterior es racional, depende también de que la cuenta comience en «año cero». Sin embargo, el calendario moderno no comienza en «año cero». El error hay que atribuirlo a un monje llamado Dionisio, quien fue comisionado por el papa San Juan I para crear una cronología cristiana. Este tipejo estimó el nacimiento de Cristo en el año 753 de la Era Romana, y arrancó su cuenta con el año del nacimiento de Cristo designándolo como año 1 A.D. («Anno Domini» o año de nuestro Señor). La cuestión es que cuando Dionisio creó su calendario el concepto de «cero» no se comprendía completamente. Según esa cuenta los 2.000 años se cumplen el 31 de diciembre del año 2.000; y el tercer milenio se iniciaría el 1º de enero del año 2001.

Sin embargo, si lo que se pretende es celebrar el natalicio de Cristo, eso no podrá hacerse con precisión porque nadie está seguro de la fecha de su nacimiento. Los expertos estiman que Jesús nació entre el año 8 y el 4 A.C., o sea que de ninguna manera en la fecha marcada como año 1. La mayoría de estudiosos del tema piensan que fue en el año 4 A.C., el año en que Herodes el Grande murió.  De acuerdo con esas fechas, el segundo milenio se habría completado a más tardar el 31 de diciembre de 1997

Como vemos, la cronología cristiana es tan sólo una norma internacional aceptada como una convención pero no tiene ningún fundamento. Incluso, la iglesia escogió arbitrariamente la fecha del 25 de diciembre como natalicio de Cristo para aplacar las celebraciones paganas del solsticio de invierno. Para los chinos, el 2.000 será el año 4.698 de su calendario lunar; para los judíos será el 5.760; para los musulmanes será el 1.420, etc.

A pesar de que el Papa Juan Pablo II pidió disculpas a nombre de la iglesia por los atropellos que ésta infringió a la ciencia en el pasado, a científicos como Galileo y Copérnico, aún seguimos fundados en un pasado falso que tiene a la gente cavilando acerca del momento oportuno para celebrar o para temer a supuestas catástrofes; pero, ¿celebrar qué?♦

También le puede interesar

Posted by Saúl Hernández

Deja un comentario