Tan acostumbrados estábamos los colombianos a la flojera de nuestros gobernantes que ver a Uribe cumplir su deber y sus promesas parece cosa del otro mundo. Lo que está claro es que nuestra situación es culpa de la desidia de antes.

El primer mes de gobierno del presidente Álvaro Uribe Vélez equivale a un año de los presidentes anteriores, así lo reconocen hasta sus detractores. Eso es gobernar, no puede un mandatario dedicarse a los cocteles, ni trabajar de 9 a 5 sin que los problemas le cojan ventaja, los problemas no duermen ni tienen domingos. Un presidente en un país como Colombia, puede equivocarse de buena fe, incluso de mala, pero no puede ni debe quedarse quieto. En eso el nuevo Gobierno tiene un gran capital a su favor, el tiempo le rinde y los resultados van a verse.

Como era de esperarse, sin embargo, no todo le ha salido bien al Presidente. El Congreso, por ejemplo, viene sacando las uñas y las promesas de su presidente Luis Alfredo Ramos, en el sentido de que este Parlamento sí iba a marchar, se van desdibujando porque eran imposibles de cumplir como la historia lo ha demostrado. Si bien es cierto que la Reforma Política se ve corta al no querer el Presidente limitar por Ley lo atinente a la conformación de los partidos y forzarlos a tener listas únicas que eviten la dispersión, las microempresas electorales —gracias a lo cual él mismo pudo disidir del corrupto partido Liberal para ser Presidente—, dejando la organización de éstos al arbitrio de sus propios miembros y de las colectividades, es apenas obvio que los parlamentarios se están valiendo de estas supuestas debilidades para no marcharle al asunto y seguir robando desde la más execrable institución que tiene el país.

De hecho se hicieron moler para que el Presidente renunciara a su pretensión del unicameralismo. La gran verdad es que un Congreso no es mejor ni peor por tener una, dos o tres cámaras. La multiplicidad de cámaras entraña duplicidad de funciones como se nota al ver que cada una de ellas está dividida en comisiones idénticas: Presupuesto, Relaciones Exteriores, etc. Lo del control político es un argumento baladí, en la práctica vemos que a menudo se cuelan micos, leyes raquíticas como la de la extinción de dominio y verdaderos atentados contra la sociedad como la última reforma del Código Penal que sacó toda clase de bandidos de las cárceles. La defensa de las dos cámaras, por parte de estos delincuentes, radica en el hecho simple de que la disminución de curules será mínima teniendo dos corporaciones. La idea del Presidente de una sola cámara de 150 miembros es apenas justa pero sería imposible tener un senado de 50 y una cámara de 100, no tendrían una buena composición las comisiones ni habría una representación variada. Vistas así las cosas la reducción será mínima, el Congreso seguirá siendo una vergüenza nacional mientras la reforma la hagan ellos y no nosotros por vía popular, o un presidente dotado de poderes omnímodos. Apenas van 50 días del periodo legislativo y ya seis parlamentarios han solicitado licencias para darle su palomita al segundo en lista. Incluso hay varios que piensan renunciar este mes para no inhabilitarse como candidatos a gobernaciones y alcaldías, se habla de Navarro Wolff y hasta de Mario Uribe, el primo del Presidente, esta gente no se regenera nunca.

El manejo de la economía tampoco le ha salido a pedir de boca al Presidente. La Reforma Laboral que tantos aplausos le prodigó a la doctora Noemí Sanín durante la campaña electoral, y a su autor, el hoy ministro Juan Luis Londoño, es una propuesta de flexibilización que el país estaba en mora de hacer sin abandonar el ánimo experimental; sólo debe mantenerse si funciona, de lo contrario habría que darle la razón a los críticos que ven en la medida un paso más en la pauperización de las condiciones laborales. El problema radica en que no pocos analistas ven una mejor causa del mal estado de la economía en la escasa competitividad de nuestra moneda, altamente valorada frente al dólar, que dificulta las exportaciones y facilita que los importadores inunden nuestros mercados arruinando la producción local. La medida es, de entrada, buena para los patronos y mala para los trabajadores, quienes no piensan en los desempleados sino en su propia suerte, por eso el malestar inicial que se suma al de los sindicatos oficiales luego de que el Consejo de Estado, por consulta del alcalde de Bogotá, Antanas Mockus, declarara a las primas extralegales como contrarias a la Ley, lo que originó su desmonte. Los ejemplos del daño que causan estas primas y demás prebendas de la «aristocracia obrera» cunden: los trabajadores hospitalarios de Bolívar tienen 27 sueldos por año, los trabajadores de Emcali se jubilan a los 42 años de edad con 5 millones mensuales, a Bogotá las extralegales le valen 30 mil millones año y a Cali 9 mil, con estos 9 mil se construirían 30 escuelas en barrios marginados. En la empresa privada hay 15 sueldos, generalmente, 12 meses más vacaciones y primas de junio y diciembre. Los estatales se han inventado primas de transporte, vida cara, clima, pescado, útiles escolares y mil etcéteras. Este mes habrá protestas sindicales que continuarán mientras no se recupere el empleo.

En cuanto al tema de la seguridad se nota mucha diligencia y compromiso. La red de sapos encabezada por Piedad Córdoba, Mary Robinson y las ONG’s proguerrilleras nacionales e internacionales, que andan en campaña contra las redes de informantes, es la mejor señal de que la estrategia es útil. En el Cesar ha arrojado resultados y ya se reportó un mejor tránsito vehicular en el Cañón de la Llorona, entrada al Urabá antioqueño. Las criticas contra la red de informantes son infundadas: que «se involucra en la guerra a la población civil», hace rato lo estamos; que «se puede señalar equivocadamente a un inocente», toda información es objeto de estudio y siempre ha existido la posibilidad de acusar anónimamente a un vecino de secuestrador, guerrillero o paramilitar. Horacio Serpa acusó de paraco a Uribe en la Fiscalía General de la Nación hace apenas unos meses cuando no había red de informantes, sus pruebas eran recortes de periódico de lo que él mismo había dicho a los medios. «Que hace parte de otras medidas que recortan los derechos civiles», tales derechos ya los recortó la guerrilla con sus tácticas terroristas igual que en el país más libre del mundo los ataques del 11 de septiembre acabaron con todas las libertades. España acaba de suspender a Batasuna, el brazo político de Eta, por tres años prorrogables. En todas partes se toman medidas soberanamente, sólo las que toma el Gobierno colombiano son puestas en duda y todo el mundo mete la cucharada. Pues que se enteren que ahora hay Presidente y pongan a remojar sus barbas en otra parte.

Posted by Saúl Hernández

Deja un comentario