Por Juan Camilo Restrepo Salazar

Al lado de la reforma tributaria modelo 2006 que ha presentado el gobierno al Congreso, y que se discutirá profusamente a lo largo del segundo semestre, hay otra reforma tributaria que ya se está aplicando: la que generan las alzas de los combustibles.

Esta última reforma es más silenciosa que la primera, pues no ha necesitado de discusión parlamentaria alguna. En cierta manera ha pasado desapercibida. Pero no es menos severa en cuanto a recaudos que la primera.

¿Por qué? Por una razón bastante simple: en Colombia existe una tributación alta sobre el expendio de combustibles. De modo que cuando los precios de éstos suben -y en los últimos tiempos han subido notablemente- ello arrastra al alza las rentas fiscales derivadas de la tributación sobre los combustibles.

Según el “Marco Fiscal de Mediano Plazo” de 2007 -que es el documento que compendia las proyecciones fiscales del país para los próximos 10 años- el alza de los combustibles (que es una política perfectamente justificada para evitarle pérdidas a Ecopetrol, y preservarle su capacidad financiera para buscar las nuevas reservas de hidrocarburos que necesitamos encontrar con apremio) tiene, sin embargo, las siguientes repercusiones tributarias:

Las regalías ascenderán en el 2007 a 4,1 billones de pesos, que es prácticamente lo mismo que el gobierno aspira a recaudar con el paquete de incrementos en el IVA que está comprendido en el proyecto de reforma tributaria cuya discusión comienza en el Congreso esta semana.

Al finalizar el año entrante el saldo de recursos del Faep, que es el fondo que ahorra alguna parte de los excedentes petroleros, deberá ascender a 5,2 billones de pesos, con un incremento del ocho por ciento en el 2007.

Calculado con un precio externo prudente de 65 dólares el barril para el crudo de referencia (recuérdese que a la fecha está bordeando los 80 dólares) Ecopetrol deberá generar en el 2007 un excedente -transferible al presupuesto nacional- de 1,6 billones de dólares (0,5 por ciento del PIB).

Súmele a lo anterior el mayor producido del IVA que percibe el gobierno nacional por el expendio de combustibles cuya base gravable se ha venido aumentando al elevarse el precio de los combustibles; e igualmente, las rentas incrementales que están recibiendo departamentos y municipios por esta misma razón a través de la sobretasa a la gasolina.

O sea, los ingresos fiscales del país se vienen aumentando impresionantemente arrastrados por las alzas de los precios en los combustibles. Y esto parece que va a continuarse por un tiempo largo, pues la crisis del Medio Oriente, y muy especialmente la despiadada embestida de Israel sobre el Líbano, va a mantener por largo rato un clima de desasosiego político en aquella región, lo que significará la prolongación de los precios altos del crudo.

Estos mayores ingresos fiscales están ayudando enormemente a mantener en buena salud a las finanzas públicas del país. El alto déficit del gobierno central (que según la Contraloría resultó mucho más alto de lo que se había anunciado) en buena parte se está compensando con los excedentes generados por estas rentas fiscales de origen petrolero.

Sin embargo cabría meditar en lo siguiente: salvo los fondos incrementales que están yendo al Faep (que son la minoría), el resto de las rentas derivadas de las alzas de combustibles (que son la mayoría) se están destinando a financiar gasto y no ahorro. Debería ser a la inversa. Cuando hay incrementos inesperados en los ingresos fiscales por razones fortuitas como el alza de los precios del petróleo lo que se recomienda es ahorrar tales recursos: no gastarlos precipitadamente.

El gobierno ha encontrado una verdadera mina de oro para financiar el gasto corriente del presupuesto nacional con estos excedentes. Eso lo hace posible el que haya dos reformas tributarias en curso: la que empieza a discutirse en el Congreso esta semana. Y la que silenciosamente se viene cobrando en las bombas de gasolina.

(Publicado en El Colombiano, el 25 de julio de 2006 y en El Nuevo Siglo, el 26 de julio de 2006)

Posted by Invitado

Deja un comentario