La junta no conoce de temas secretos, dice el gerente de EPM.
  El organismo respaldó la decisión del alcalde Fajardo, quien lo nombró.
  La junta de EPM se pronunció sobre la captura de Fredy Escobar Moncada.

Por
Redacción EL COLOMBIANO
Medellín

El confeso militante de las Farc y ex integrante de la junta directiva de las Empresas Públicas de Medellín (EPM), Fredy Escobar Moncada (a. Mateo) no tiene en su poder ninguna información confidencial o de seguridad de las centrales e instalaciones de la empresa que pueda usar en su contra.

Así lo aseguraron ayer el alcalde Sergio Fajardo Valderrama y el gerente de EPM, Juan Felipe Gaviria, al término de la reunión ordinaria de junta.

"Todos los temas que se discuten en el máximo órgano de las Empresas quedan registrados en sus actas, las cuales pueden ser conocidas por cualquier persona", dijeron en un comunicado de prensa, que firmaron los seis integrantes de la junta: Juan Camilo Restrepo, Álvaro Villegas Mejía, Tatyana Aristizábal, Carlos Guillermo Álvarez y José Mario Restrepo.

Fajardo explicó que todas las decisiones estratégicas que adopta la junta son de conocimiento público, como la relacionada con la escisión de la Unidad de Telecomunicaciones, la compra del 50 por ciento de Orbitel o la integración con Eade.

Y Gaviria dejó en claro que, por ejemplo, el plan de vigilancia de las estaciones o centrales eléctricas de EPM no se discuten de forma directa en la junta sino que son asuntos administrativos cuyo manejo corresponde a la Gerencia.

"Ni él ni nadie en la junta tiene acceso a información de esta naturaleza", indicó Gaviria.

Y el mismo alcalde reconoció que desconoce los detalles de este plan de vigilancia.

"El tema de la seguridad de la empresa nunca se ha discutido en la junta", explicó Fajardo.

Escobar Moncada asistió a la junta de EPM desde el 6 de marzo, día en que se posesionó y hasta el 5 de julio y, de no haber sido apresado, seguro habría estado en la reunión ordinaria de ayer, en la que se analizaron, entre otros, los avances del proyecto hidroeléctrico Porce III.

"Pero esos temas no son confidenciales ni ponen en riesgo la estabilidad de la empresa", afirmó el gerente.

No vendamos el sofá
Sobre la compra de Orbitel, el alcalde Fajardo aclaró que sí se discutió en la junta, pero indicó que la valoración y otros aspectos del negocio, "si alguien los conoce (en este caso Fredy Escobar y todos los miembros de junta)" es una información que "no le puede hacer un daño a EPM… Y esa compra fue aprobada por unanimidad".

Para Gaviria, "no es el momento de salir a vender el sofá", es decir, a cambiar la Ley 142 de 1994 que define el sistema de elección de los vocales de los comités de Desarrollo y Control Social "porque uno de los miembros haya burlado la confianza de sus compañeros".

Aclaró que Escobar sólo solicitó, por escrito, dos constancias: la una, sobre su voto en blanco por la designación de Juan Diego Vélez como "asesor estratégico de la Gerencia" y, la otra, sobre los honorarios que recibiría como miembro de la junta.

"Esas fueron las únicas peticiones extra junta que hizo", precisó Gaviria.

Ayuda a desconectados
El gerente reconoció que pudo haber recibido otra información diferente, -sobre el tema de los desconectados, por ejemplo-, pero dejó en claro que no fue diferente a la que circula entre todos los miembros del organismo.

El alcalde y el gerente de EPM fueron enfáticos en señalar que no existe un mecanismo para impedir la infiltración de un guerrillero o delincuente en la empresa "sobre todo, por su hoja de vida brillante, su trayectoria y porque no había ningún indicio o información previa de su participación en grupos al margen de la ley… Eso es físicamente imposible".

¿Y qué criterios tendrá en cuenta para designar al sucesor de Escobar Moncada?: "Siguiendo el mismo marco de la Ley 142 y escogiendo a uno de los vocales de los que están inscritos… Eso es lo que tengo que hacer", afirmó el mandatario.

"Lo conocía personalmente y lo había escuchado sobre el tema de los servicios públicos y, por ese interés que siempre mostró por el problema de los desconectados de EPM, lo invitamos a aportar en la junta donde, además, podía conocer el trabajo que hacemos para solucionar esta dificultad de muchas familias".

Tanto el alcalde como el gerente expresaron un no rotundo a la posibilidad de que el ingreso de Escobar a la junta haya sido parte de una estrategia de las Farc por infiltrar la empresa y participar en sus decisiones. "No tengo la menor duda de que no".

El alcalde reportó el parte de tranquilidad que le ofrecieron el ministro de Defensa, Juan Manuel Santos, y el comandante del Ejército, general Mario Montoya, cuando le informaron el sábado en la tarde sobre la detención de Escobar.

También recibió la voz de confianza del presidente Álvaro Uribe la mañana del domingo.

"No se preocupe ni un solo segundo.. Eso me dijo el Presidente", relató Fajardo.

De alto perfil académico
Desde su tesis de pregrado hasta su participación en el primer proyecto de investigación con el Instituto de Estudios Políticos de la Universidad de Antioquia, pasando por la maestría en Ciencias Políticas, que cursó en el mismo plantel, Fredy Escobar fue un alumno destacado, con un promedio de más de 4,0.

En la Alma Mater, además de su buen rendimiento académico, era crítico, pero mesurado en sus intervenciones en clase y escritos, recuerda Manuel Alberto Alonso Espinal, director del Instituto, que fuera su jefe directo.

En 1997, el mismo año en el que se graduó de Trabajo Social, se vinculó al Instituto como coinvestigador de un proyecto sobre las teorías del desarrollo. En 2000 inició la maestría en Ciencias Políticas y participó del grupo de investigación Estudios Políticos, casi siempre como investigador auxiliar y coinvestigador en proyectos sobre desplazamiento forzado, conflicto urbano y formación ciudadana. En los últimos años, se interesó por el tema de los servicios públicos domiciliarios. También tiene formación amplia planeación. En la investigación, agrega Alonso Espinal, era “bastante agudo”.

Escobar Moncada se graduó del posgrado en agosto de 2004 con una tesis acerca del conflicto y el desarrollo en Urabá. Su último contrato con el Instituto culminó un año después. Aunque en esta dependencia estuvo bajo la contratación de docente ocasional, en la que empezó con un salario de 953 mil pesos, no ejerció como educador, pero sí como profesor de cátedra en Trabajo Social y Regionalización. La última materia que dictó fue Teoría y Procesos en Comunidad a alumnos de sexto semestre de Trabajo Social en Urabá, del 17 de marzo al 29 de abril de 2006. El vicerrector, Martiniano Jaime Contreras, cuenta que todos sus contratos en la U. de A. se le hicieron por prestación de servicios y que su hoja de vida era impecable.

El director del Instituto agrega que, en lo que conoce, Escobar no hizo parte de comités académicos ni de movimientos estudiantiles. “Era un tipo de alto perfil académico, pero de muy bajo perfil en otras cosas, por lo menos en el interior de la Universidad”.

Estuvo en nueve reuniones de Junta
Fredy Escobar fue nombrado por el alcalde Fajardo mediante el decreto 559, del 3 de marzo, en reemplazo de Gabriel Ricardo Maya, ex directivo de Fendipetróleo, quien se retiró para buscar una curul en la Cámara de Representantes, y asumió en la reunión de junta del 6 de marzo. El mismo decreto designó a Rubén Fernández Andrade, directivo de la Corporación Región y ex integrante del Comité Cívico de Seguimiento a EPM, en reemplazo de Oscar Mesa Sánchez. Previamente, el 15 de abril de 2005 (resolución 0543), la Alcaldía de Medellín había reconocido al movimiento Compromiso Comunitario como uno de los Comités de Control Social en Servicios Públicos Domiciliarios.

Y, entre el 6 de marzo y el 13 de julio -la última reunión a la que asistió- participó en nueve juntas y sólo faltó a una extraordinaria, el 13 de junio. De acuerdo con el acta 1452, del 6 de marzo de 2006 -el día de su posesión- Escobar recibió información general sobre varios temas, entre ellos, los estados financieros de 2005, el balance del plan de ayuda a los desconectados, el programa Profesionales en formación, la muestra empresarial EPM, ajustes al plan de inversiones en la infraestructura de telecomunicaciones y sobre el proceso de escisión de esta unidad estratégica, ya convertida en EPM Telecomunicaciones.

Llegó a Sonsón para una reunión
Freddy Escobar Moncada (a. Mateo) llegó el 20 de julio a la vereda San Pedro de Perrillo,  de Sonsón. Su propósito era participar en una reunión de jefes de los frentes 9 y 47 de las Farc que se realizaría en límites de Antioquia y Caldas.

En ella, según fuentes militares, participarían Nelly Ávila (a. Karina), miembro del secretariado de las Farc e Iván de Jesús Zuluaga (a. Danilo), jefe del 9 frente de esa guerrilla.

El 24 de julio, dentro de la ofensiva que adelantó la Fuerza de Tarea Omega (integrada por tropas de las brigadas IV y VIII), la Fuerza Aérea Colombiana (FAC) bombardeó un campamento guerrillero en la vereda San Pedro de Perrillo, en el cual se encontraba Escobar.

Allí perdieron la vida alias Tatiana (quien era radioperadora de Karina), Carolina y Daniel.
Escobar sufrió heridas por esquirlas de granada y se internó en el monte. Durante 12 días, el hombre caminó por la selva y solo ingirió agua.

Su travesía terminó en un sitio conocido como Cuatro Esquinas, en jurisdicción de Caldas. Allí abordó una chiva que lo llevó hasta Aguadas, donde un hombre lo esperó.

El 4 de agosto, Escobar fue aprehendido en el casco urbano de Aguadas, por soldados del Batallón Ayacucho, adscrito a la VIII Brigada, quienes hicieron efectiva una orden de captura por el delito de sedición.

Escobar aceptó su vinculación al frente urbano Jacobo Arenas de las Farc, que hace presencia en Medellín. Su misión era hacer contactos y reclutamientos. Al momento de su captura dijo a los periodistas que si por él fuera “los 20.000 estudiantes de la Universidad de Antioquia serían de las Farc”.

También era el encargado de redactar documentos de las Farc, en especial los relacionados con los presos políticos.

Participó en el Foro Social Mundial, en Caracas (Venezuela) y admitió su militancia en el Partido Comunista Colombiano.

“Era un hombre casero”
Como un líder y enemigo de las injusticias contra las personas más necesitadas, calificaron amigos y allegados a Fredy Escobar Moncada. Indicaron que aunque toda su vida ha vivido en La América, su trabajo comunitario lo hizo en la comuna nororiental.

A los 18 años, cuando se graduó de bachiller, colaboró con la Consejería de Paz para Medellín que lideró la ex ministra María Emma Mejía. En las pasadas elecciones fue candidato al Concejo pero no alcanzó curul. Su padre es agente viajero, su madre lleva varios días internada en una clínica y es el único hombre de una familia de cuatro hermanos. Es un estudioso de los temas sociales, un líder que, para quienes lo conocen, abanderó los problemas de los usuarios de servicios públicos, una persona que trabaja para ayudarle a su familia, que no bebe y es muy casera.

Ayuda al lector

Otros casos
Los capos del narcotráfico se infiltraron en la clase política a todos los niveles del Estado desde finales de los 70 y los 80. Sin embargo, fue en 1996 que la justicia comprobó que la campaña del entonces presidente Ernesto Samper había recibido recursos del narcotráfico.

Aunque el presidente logró mantenerse en el poder al culpar a otros mandos de la campaña del lavado de activos, fue claro que la democracia en Colombia a todas las escalas estaba permeada por los intereses de los capos de la droga que manejaron y manejan aún algunos círculos.

El 7 de febrero de 2003 una bomba estalló en el Club El Nogal, de Bogotá, que dejó 33 víctimas y docenas de heridos.

Después de hacer las investigaciones del caso, los organismos de inteligencia establecieron que la columna Teófilo Forero, de las Farc, gastó entre 800 millones y mil millones de pesos y 20 meses en la planificación y ejecución del atentado, que implicó la infiltración de Jonh Freddy Arellán, que se vinculó al club como instructor de squash.

Arellán y su tío Oswaldo habrían participado en la preparación del carro-bomba.

El ex director del área de Informática del DAS, Rafael García, detenido en 2005, prendió el ventilador sobre la supuesta infiltración de grupos paramilitares en la institución.

García denunció que con el beneplácito del ex director del organismo, Jorge Noguera, borró información sobre investigaciones contra paramilitares.

De acuerdo con el ex funcionario, miembros de estos grupos tuvieron acceso a los archivos del DAS.

En Cúcuta, Riohacha y Barrancabermeja algunos alcaldes fueron detenidos por asociación con organizaciones de autodefensa y trabajar con ellas.

En el municipio de Iscuandé, departamento de Nariño, murieron 15 infantes de marina y 25 más quedaron heridos como resultado de las cargas explosivas detonadas por guerrilleros del frente 29 de las Farc en el interior del puesto naval desplegado en esa localidad. Además de la pérdida de hombres y la destrucción de la unidad militar, este ataque dejó un indicio preocupante: la infiltración de guerrilleros entre el grupo de soldados, hecho que aumentó la vulnerabilidad de esa unidad.

El ataque ocurrió a comienzos de 2005 y, por ahora, siguen las investigaciones.

Posted by Invitado

Deja un comentario