chavezEl presidente venezolano decidió borrar de Caracas cualquier presencia del descubridor de América.

A Hugo Chávez ya no le basta con acosar y perseguir a los vivos. Ahora se dedica a atacar a los muertos. El presidente venezolano decidió borrar de Caracas cualquier presencia de Cristóbal Colón. En la capital venezolana ya no hay monumentos ni calles dedicadas al navegante que descubrió América. El líder bolivariano quitó la última estatua que quedaba en la ciudad dedicada al almirante, a quien tacha de genocida. Su acólito, Jorge Rodríguez, alcalde del municipio de Libertador, donde se encontraba la estatua desde 1898, dijo que levantar monumentos a la gloria de Colón “sería tan injustificado como colocar un busto de Hitler en Berlín”. Chávez no se quedó atrás al demonizar al almirante: “Colón fue el jefe de una invasión que produjo no una matanza sino un genocidio; 90 millones de aborígenes vivían en esta tierra, 200 años después quedaban tres millones”.

Desde 1898, la estatua del descubridor tenía un lugar destacado en el ahora degradado e inseguro parque de El Calvario, en una colina cercana al palacio presidencial. De momento, sólo ha sido retirada. Chávez consideró que este monumento viejo y horrible de Colón no tenía nada que ver con el país. Su sentencia fue inapelable: “Ahí hay que poner un indio o una india”. Esta escultura de El Calvario corrió mejor suerte que el histórico monumento dedicado a Colón que existía en un lugar céntrico de Caracas. Fue derribado el 12 de octubre de 2004 por activistas chavistas y los restos arrastrados por las calles, en una imagen que rememoró el derrumbe en Bagdad de la estatua de Saddam Hussein en abril de 2003.

La guerra de Chávez contra Colón comenzó el 12 de octubre de 2003, cuando rebautizó el día de la Hispanidad como día de la Resistencia Indígena. También desapareció la réplica de la carabela Santa María que se exhibía en un parque de Caracas. En su lugar se colocará una reproducción del buque Leander con el que el prócer Francisco de Miranda luchó contra las tropas españolas en 1806.

Historiadores venezolanos critican el odio de Chávez a Colón. “Quitar la estatua es levantar la estatua de la estupidez humana”, dijo el historiador Elías Pino Iturrieta a la prensa. Esta fobia a Colón llegó al extremo de que en una reciente visita a la presidenta de Argentina, Chávez cuestionó la estatua que se veía a través del ventanal del salón. Cristina Fernández de Kirchner intentó calmarlo: “Quedate tranquilo, Colón nos da la espalda, no nos mira”.

Joaquim Ibarz | EL ESPECTADOR

Posted by Invitado

Deja un comentario