La preclusión de los procesos por Farcpolítica que la Fiscalía General de la Nación ha dictado en favor de Álvaro Leyva y Carlos Lozano se veía venir por una razón muy simple: en su contra sólo ha habido chismes y suposiciones. En el caso de Lozano, en particular, algunos correos de ‘Reyes’ dejan ver cierta sumisión a la guerrilla, admiración, obnubilamiento quizás… pero de ahí a ser un rebelde o un terrorista hay alguna distancia.

Eso comprueba también que los juicios por parapolítica -en cabeza de la Corte Suprema- han sido arbitrarios, puesto que en la mayoría de los casos las pruebas son igualitas, puros chismes, suposiciones y acusaciones amañadas. Es una muestra de lo politizada que se ha vuelto nuestra justicia.

Posted by Saúl Hernández