Todo lo que aparece en el video del ‘Mono Jojoy’ ya lo sabíamos, no es más que la confirmación de un copioso acervo acumulado durante los últimos años gracias, principalmente, a las acciones de las fuerzas de seguridad del Estado.

Lo nuevo y realmente importante es que ese video convalida muchas cosas sobre las que había algún escepticismo o sobre las que se ha querido despertar dudas; particularmente, en lo que concierne a la autenticidad de los computadores de ‘Raúl Reyes’, la caja de pandora que le complicó la vida a las Farc y a sus amigos.

Por esos computadores ya sabíamos de la confabulación de la izquierda continental para tomarse el poder en toda la región, donde las Farc es un eslabón de la misma cadena de Castro, Chávez, Correa, Ortega y Morales; el Foro de Sao Pablo; la Coordinadora Continental Bolivariana; decenas de ONG de aquí, de allá y del más allá; figuras políticas extranjeras y buena parte de la izquierda nacional. Eso sólo lo ha puesto en duda la honorable Corte Suprema de Justicia, que ya a empezó a sobreseer a los acusados por Farcpolítica, pues sus magistrados no creen en computadores, excepto en el de ‘Jorge 40’, ni en testimonios dudosos, a menos que provengan de cualquier ‘Pitirri’ que se quiera ir a Canadá con todos los gastos pagos para medio centenar de parientes.

Si la certificación de Interpol ha sido burlada hasta ahora, el video de ‘Jojoy’ es una prueba incontrovertible por más que digan que es otro videomontaje, como se denigra del de la llegada del hombre a la Luna. Si antes sólo había sospechas y todo señalamiento contra mandatarios extranjeros, por vínculos con las Farc, partía de conjeturas, ahora hay material probatorio suficiente para hablar con propiedad.

Hay, cuando menos, tres presidentes vecinos que han violado flagrantemente la Resolución 1373 de 2001 de las Naciones Unidas [ver archivo pdf] y la resolución que establece la Estrategia Mundial de las Naciones Unidas de lucha contra el Terrorismo de 2006. [ver archivo pdf]

La carta de ‘Marulanda’, [ver archivo pdf] leída por el ‘Mono’ en el video, no podría ser más clara. Confirma plenamente la complicidad de Hugo Chávez con las Farc y la presencia de líderes guerrilleros en Venezuela cuando dice eso de al “…retirar las tropas de la frontera (…) sin prevenir una posible maniobra igual a la realizada en Ecuador…”.

De la misma forma, involucra gravemente a Rafael Correa al hablarse de ayuda en dólares a su campaña, conversaciones posteriores con sus emisarios y acuerdos consignados en documentos que “…resultan muy comprometedores en nuestros nexos con los amigos”.

Por su parte, corrobora la complicidad del presidente de Nicaragua con la guerrilla al mencionar el “ofrecimiento de materiales del amigo Ortega en solidaridad con Farc”, “caucheritas viejas” como diría el difunto ‘Raúl’.

Se menciona otra cosa que se sabía, una “campaña contra el uribismo a escala nacional (…) para impedir la gobernabilidad”. O sea las maniobras políticas que hemos visto; protestas manipuladas, críticas desmesuradas, denuncias amañadas, campañas de desprestigio, etc. Se colige que, en el nivel internacional, ello involucra los reproches por el uso del glifosato, las cruzadas contra el TLC, las falacias sobre la situación sindical, la orden de captura de Juan Manuel Santos, las trabas al comercio, etc.

Hasta el asunto de las bases gringas hacen parte del plan. Por eso decía Evo que cualquier mandatario latinoamericano que permitiera una base gringa en su territorio sería considerado un traidor de su pueblo. Al contrario, los colombianos consideramos traidor a todo aquel que le abra las puertas al chavismo en nuestro país y a cualquiera que favorezca a las Farc.

Qué pena con el senador Robledo y con Rafael Pardo pero bienvenida sea la tensión con los vecinos a causa de las bases; no son buenos vecinos, no son gente deseable y su ideología demencial no es bienvenida aquí. Son ellos los que atentan contra nosotros, no al revés. ·

Publicado en el periódico El Tiempo, el 21 de julio de 2009.

También le puede interesar

Posted by Saúl Hernández