Mientras los peregrinos del Mayflower (1620) firmaron un pacto de gobierno al llegar a las costas de Nueva Inglaterra, y John Winthrop (1630) profetizó que (los Estados Unidos) serían “una ciudad sobre una colina” y que el mundo entero se fijaría en ellos, los conquistadores españoles llegaban a nuestras tierras pensando en el oro y las indias, y en los títulos de hidalguía que les iban a conceder por llevar mucho de lo primero al Rey. Unos llegaron a forjar una sociedad libre y otros, a saquear estas tierras.

Pero, a pesar de la nefasta herencia, lo demás es culpa nuestra, como lo acaba de recordar el Presidente de Costa Rica, Óscar Arias, en la Cumbre de las Américas en Trinidad y Tobago. Rememora Arias que América Latina tuvo universidades primero que los Estados Unidos y que en el siglo 18 todos los gringos eran tan pobres como nosotros. Nos recuerda que la Revolución Industrial prendió en países como Inglaterra, E.U., Francia, Alemania, etc., y por aquí pasó de largo “como un cometa”.

Nos recuerda que, en 1950, Brasil tenía un ingreso per cápita más elevado que el de Corea del Sur; y Honduras superior al de Singapur. Hoy, Brasil tiene un ingreso per cápita de US$5.900 anuales contra US$20.000 de Corea; y Singapur ostenta un ingreso de US$32.500 anuales, mientras que Honduras se quedó en US$1.600 (Doing Business 2009).

“¿Qué hicimos mal?”, se pregunta Arias, nos preguntamos todos. “Para comenzar –dice–, tenemos una escolaridad de 7 años. (…) De cada 10 estudiantes que ingresan a la secundaria en América Latina, en algunos países solo uno termina esa secundaria”. En Colombia no puede ser distinto el panorama con esa multiplicación exponencial de las clases marginadas donde cada mujer tiene 6 ó 7 hijos de padres diferentes, desconocidos y ausentes.

Arias recalca que el enemigo de América Latina es la falta de educación, el analfabetismo, el hecho de “que no estamos educando a nuestros hijos y a nuestras hijas”. Y como si se refiriera a las universidades públicas de Colombia, anota: “Uno va a una universidad latinoamericana y todavía parece que estamos en los sesenta, setenta u ochenta. Parece que se nos olvidó que el 9 de noviembre de 1989 pasó algo muy importante, al caer el Muro de Berlín, y que el mundo cambió”.

¿Acaso hay dudas de que América Latina está arrastrando el lastre del ajado comunismo y que Colombia mantiene grave riesgo de contagio? Mientras el Gobierno de Venezuela –y sus lacayos– asegura que la pobreza bajó de 43,9% en 1998 a 28,5% en 2007; y la pobreza extrema de 17,1% a 7,9% en el mismo periodo (Instituto Nacional de Estadistica), fuentes más serias señalan que repartir ingresos petroleros entre los pobres no es igual a combatir la pobreza porque los recursos se acabarán, con el agravante de que el ‘Socialismo del siglo XXI’ ha destruido el aparato productivo.

Derrota a la pobreza, nos recuerda Arias, es la vivida por China tras la muerte de Mao y el ascenso del pragmatismo de Deng Xiaoping, con su máxima de que “enriquecerse es glorioso” y con su política del hijo único. “Desde el 79 a hoy crecen a un 11%, 12% o 13%, y han sacado a 300 millones de habitantes de la pobreza, nosotros seguimos discutiendo sobre ideologías que tuvimos que haber enterrado hace mucho tiempo atrás”.

Mientras China apoya su crecimiento invirtiendo en ciencia y tecnología y es el país que más ingenieros gradúa cada año (350.000), los cubanos están condenados a que Fidel se muera a ver si alguien los saca de ese comunismo hirsuto. En Bolivia, Evo Morales se acaba de declarar ‘marxista-leninista’, sin tener la más leve idea de con qué se come eso. Él no tiene petróleo para repartir dinero y comprar apoyo popular, y no hay que ser vidente para saber que su ingreso per cápita de US$1.260 no se va a incrementar mientras él esté en el poder, todo lo contrario.

Arias critica también la escasa inversión en salud y la falta de infraestructura: “…los caminos, las carreteras, los puertos, los aeropuertos…”. Y hace una revelación tétrica: “No puedo enumerar todas las cosas que hemos hecho mal”. Tiene razón, es que sin duda los errores han sido muchos y son más nuestros de lo que solemos reconocer.

Publicado en el periódico El Mundo, el 11 de mayo de 2009 (www.elmundo.com).

También le puede interesar

Posted by Saúl Hernández

One Comment

  1. Rodolfo Jesus Auvert Rincón 2010/09/16 at 7:30 am

    Estimado Rodolfo:
    Espero que estás disfrutando de tu pasantía. Te adjunto este interesante artículo sobre la visión actual de varios países de nuestra América Latina.
    Cordial saludo,
    Raúl Botero Botero

    Responder

Deja un comentario