Si Antanas Mockus gana las elecciones, el pueblo colombiano tiene aseguradas varias afrentas. Una de ellas será tener a Hugo Chávez como invitado de honor a la posesión del nuevo Presidente. Un invitado que ha sido descortés y grosero con nuestro país y con las primeras autoridades de la Nación, y que nos ha amenazado con aviones y batallones que no propiamente disparan geranios ni girasoles.

Otra afrenta segura es la de entregarle al Ecuador los computadores de ‘Reyes’ y la información del ataque a Angostura, que incluye los nombres de los héroes de la Patria que participaron en esa operación, para que después el comunismo internacional los masacre física o moralmente, llevándolos a tribunales sesgados y confinándolos en prisión. Información de seguridad nacional que quedará al garete a pesar de que Mockus exigiría (¿?) “garantías sobre el uso y el manejo de la información. (…) no puede terminar en malas manos”.

La dignidad de toda Colombia quedará servida en bandeja de plata en la mesa de un juez de Sucumbíos. Mientras el proceso a Santos va viento en popa, la justicia ‘independiente’ e ‘imparcial’ de Ecuador condenó al conductor de la esposa del Fiscal General de ese país por el asesinato de la colombiana Natalia Bedoya, atropellada con un vehículo oficial que, en realidad, era conducido por la mujer del alto funcionario y no por el chofer, como lo constatan decenas de testigos. Y al cómplice de las Farc, José Ignacio Chauvín, lo acaban de declarar inocente por cargos de narcotráfico, a pesar de sus reconocidos nexos con los hermanos Ostaiza.

Mientras los seguidores del partido oficialista de Chávez (el PSUV) marchan en apoyo de Mockus en Venezuela, como lo registra la prensa de ese país, Rafael Correa, quien recibió financiación de las Farc como lo revela el mismísimo ‘Mono Jojoy’ en un video, se unió a las amenazas de su jefe contra Santos –y contra todos los colombianos, que somos finalmente los chantajeados–, diciendo que una victoria suya será un problema para las relaciones bilaterales.

Votar como ordenan los enemigos de Colombia es una perfidia, una deslealtad. Quienes temen por la vulgar intimidación chavista deberían tener en cuenta que Álvaro Uribe ha sido nombrado en España (por el Grupo Intereconomía) como el ‘Mejor Dirigente Político Iberoamericano de la Década’, mientras Hugo Chávez está catalogado como un dictador de pacotilla que auspicia grupos terroristas y Correa, como un vil lacayo suyo.

Mientras Colombia ha ingresado a un grupo de países (los ‘Civets’: Colombia, Indonesia, Vietnam, Egipto, Turquía y Sudáfrica) que es visto por expertos como las economías emergentes más prometedoras después de las Bric (Brasil, Rusia, India y China), las economías de Venezuela y Ecuador van irremediablemente hacia el abismo.

Si bien las exportaciones a Venezuela cayeron un 72 por ciento en el primer trimestre, las exportaciones totales subieron 19 por ciento en el mismo periodo. Es decir, mientras el desabastecimiento ha vuelto a ser el pan de cada día de los vecinos, el sector exportador colombiano ya le encontró remplazo al mercado venezolano.

(A propósito, no es cierto que a partir del 2011 se vayan a inundar los supermercados con leche europea a precio de ‘huevo’: 1) el acuerdo de libre comercio con la UE no entrará en vigor antes de tres años; 2) la leche tendrá un periodo de desgravación de hasta 17 años, o sea que lo más barato que nos llegue estará aquí en el 2030; y 3) la UE se comprometió a no aplicar subsidios a la leche que nos exportará bajo este acuerdo. De manera que no habrá pelea de tigre con vaca amarrada).

Carlos Alberto Montaner dice que Mockus es el candidato de Chávez. De Santos, el español Humberto Montero afirma: “Si los enemigos de Colombia lo odian, si Hugo Chávez teme su victoria, es que transita por el camino correcto”. Estamos avisados

Publicado en el periódico El Tiempo, el 25 de mayo de 2010

También le puede interesar

Posted by Saúl Hernández

Deja un comentario