La mayoría de los líderes de opinión en Colombia son opositores del Gobierno del Presidente Uribe. Viven divorciados de la opinión pública, que apoya mayoritariamente la gestión del gobernante. Ahora todos ellos manifiestan sentir una gran envidia por la manera como se desarrollaron las elecciones recientes en Chile y, sobre todo, por la forma madura y responsable en la que Eduardo Frei  reconoció el triunfo de Piñera. Sin duda fue algo ejemplar: a dos horas de haber cerrado los comicios, cuando faltaba un gran porcentaje de mesas por escrutar y ante un margen de ventaja relativamente pequeño de Piñera sobre Frei, este  último fue a la sede de campaña de su contradictor para reconocer su triunfo y darle un abrazo. Lo curioso es que estos mismos que manifiestan esa ‘envidia sana’, llevan años sin reconocer al estilo Frei el triunfo de Álvaro Uribe Vélez en el 2002 y el del 2006, cuando les dio una paliza en las urnas sacándole cerca de cinco millones de votos al segundo: 7.4 millones de votos contra 2.6 de Carlos Gaviria. El rabioso colectivo de Gaviria no reconoció la derrota, se dedicaron a cantar “Uribe, paraco, el pueblo está verraco”, cuando lo único cierto es que el pueblo fue el que eligió a Uribe. Este año será igual. Si la Corte Constitucional da vía libre al referendo que permitiría a Uribe reelegirse, se necesitarán primero 7.5 millones de votos para superar el umbral y luego ir a las elecciones para poner una votación similar… A media noche estarán gritando lo mismo y diciendo que les da envidia de Chile.

Posted by Saúl Hernández