aida-avella¿Qué hubiera pasado si las Farc explotan una bomba con un saldo de cinco muertos en el Éxito del Country, en Bogotá, en vez de un supermercado de la pobre capital del Chocó? Probablemente nada porque el presidente Santos advirtió hace rato que lo único que daría al traste con las negociaciones de La Habana sería un magnicidio, o sea el atentado criminal contra alguno de los heliotropos que se oponen a una paz con impunidad. Estos se cuentan con los dedos de una mano, los demás colombianos valemos huevo, y eso si Santos no sale a exculpar a las Farc y a señalar ‘manos negras’ y ‘fuerzas oscuras’. Pero, por lo menos, el trato de la prensa y la reacción del país hubieran sido distintos, se le habría prestado gran atención en vez de ese desprecio por la gente del Chocó. Si midiéramos las cosas con el mismo rasero, deberíamos habernos volcado a la calle furiosos en vez de mostrar tanta indiferencia.

¿Qué hubiera pasado si el Eln hubiera asesinado a Aída Avella en su correría por Arauca? Pues que las Farc habrían aprovechado para levantarse de la mesa y hacer un escándalo universal. De consuno con el Gobierno estarían culpando a Uribe, a los militares, a los Estados Unidos, a las multinacionales, al neoliberalismo, al cambio climático, al Hombre Araña… Crucificarían al ministro Pinzón al señalar al Eln como responsable del atentado. Rechazarían las pruebas y calificarían todo como un montaje. La revista Semana publicaría chuzadas de Pinzón diciéndole ‘guevón’ a un amigo y pedirían su cabeza, la que Santos herodianamente entregaría en bandeja. Pero el Eln reconoció haber cometido ese atentado que más parece un montaje publicitario y la señora Avella ni siquiera rectificó su temeraria acusación contra los “sectores militaristas” que ligeramente señaló. En cambio, aceptó las excusas de quienes casi la matan, los elenos. Grotesco.

¿Qué hubiera pasado si los gringos anunciaran que van a construir bases militares en Colombia? En esto no hay que especular porque ya ocurrió. El circo de Chávez y sus payasos hicieron un escándalo continental secundado por la izquierda local. Se habló de entrega de la soberanía, de traición a los ideales latinoamericanos, de un primer paso para la invasión gringa y de que Colombia era un peligro para el vecindario. Al asumir la Presidencia, Santos se apresuró a cancelar el proyecto como parte de su viraje ideológico y la entrega a su “nuevo mejor amigo”. El contraste es que esta semana, Rusia anunció que va a construir bases militares en Nicaragua, Venezuela y Cuba, y nadie se manifestó. Eso no viola la soberanía, ni va contra nuestros ideales, ni es una invasión, ni constituye peligro alguno para nadie. Ahora Rusia patrulla las aguas que perdimos ante Nicaragua y sus poderosos aviones tácticos TU-160 cruzan nuestros aires sin que pase un carajo.

¿Qué hubiera pasado si Marta Lucía Ramírez elige como su fórmula vicepresidencial al excomisionado de paz Luis Carlos Restrepo en lugar del excomisionado de paz Camilo Gómez? Aun suponiendo que las infames acusaciones que se le hacen a Restrepo fueren ciertas y lo hicieran indigno de aspirar a ese cargo, resulta insólito revivir una momia del Caguán que debería asumir, cuando menos, parte de la responsabilidad política por los crímenes acaecidos allí durante el despeje. A Luis Alfredo Ramos lo metieron preso por reunirse con un líder paramilitar que tenía permiso para hacer gestiones de paz, pero con el argumento de que el haber tomado whisky en la reunión era prueba de que se trató de una reunión “placentera” entre criminales. Habría que preguntarle a Camilo Gómez si los whiskies que compartía con el ‘Mono Jojoy’, con ‘Tirofijo’ y con otros terroristas en el Caguán, eran placenteros y un gesto de complicidad criminal. Como vemos, sobran las muestras de relativismo moral, arrodillamiento al terrorismo y de la miopía ideológica que nos tiene cautivados.

EN EL TINTERO. Recuerden que el partido de Uribe no es la U, como dice Roy Barreras, es el Centro Democrático.

(Publicado en el periódico El Mundo, el 3 de marzo de 2014)

También le puede interesar

Posted by Saúl Hernández

Deja un comentario