Aparte de ciertos detalles que parecerían indicar que el video en el que aparece Óscar Iván Zuluaga con el supuesto hacker Andrés Sepúlveda, fue manipulado no solo en cuanto a la imagen sino al audio, la verdad es que el montaje que se denuncia tiene que ver más bien con toda la puesta en escena de esta tramoya que bien podría constituir el argumento de una telenovela venezolana, sobre todo porque el libretista es de esas tierras.

Toda la tramoya se puede resumir en cinco actos.

Primer acto. La campaña reeleccionista de Santos infiltra la campaña del Centro Democrático con personas de su confianza que han trabajado para ellos durante años. No se podría decir con certeza cuántos infiltrados hay pero podríamos apostar que son más de los que ya están en evidencia. Es preciso reiterar que la esposa del hacker, la actriz Lina Luna, tiene visos de ser toda una Mata Hari, aunque tememos estar siendo injustos con ella.

Sin embargo, no deja de ser muy raro que esta persona haya trabajado en la campaña presidencial de Rafael Pardo Rueda, el candidato del Partido Liberal, en 2010; que de ahí haya saltado a laborar en la Casa de Nariño como brazo derecho del consejero presidencial Germán Chica, el mismo del escándalo de los 12 millones de dólares de la mafia, y que luego haya trabajado dos años para J.J. Rendón, el otro del mismo escándalo. Es decir, esta dama es de la entraña del gobierno Santos, a pesar de lo cual le dieron cabida en la campaña de Zuluaga dizque para asesorarlos en la elaboración de mensajes más directos. Luego, ganó confianza vinculando a su madre para dictarle talleres de expresión oral y corporal al candidato, y acto seguido anotó el gol de la fecha al abrir la puerta para que su marido entrara a manejar temas de alta sensibilidad como las redes sociales y la seguridad informática, todo un caballo de Troya.

Segundo acto. El candidato es grabado en reuniones con los infiltrados. ¿Cuántos videos hay con el hacker? ¿Cuántos con Lina Luna y con la madre de esta? Y ¿cuántos con otros infiltrados que permanecen en cubierta? Los videos serían la prueba irrefutable de la relación entre el candidato y los infiltrados. No importa que en el video (o videos) no se configure tipo penal alguno, lo importante es el registro de la cercanía. De hecho, lo único ilegal del video, es el video mismo. Aquí la campaña que mandó a grabar a otra fue la de Santos a la de Zuluaga, no al revés, y por un hecho similar, como se ha recordado, tuvo que renunciar Nixon a su presidencia.

Tercer acto. Los infiltrados son criminalizados por las autoridades y satanizados por los medios de comunicación para luego señalarse su relación con la campaña de Zuluaga. Por eso, el fiscal general Montealegre, funcionario que no disimula su sumisión a Santos, salió en cuestión de horas y sin pruebas a acusar al ‘hacker’ de sabotear el proceso de paz de La Habana y de chuzar hasta al Presidente de la República.

Curiosamente, todos esos medios que tanto aplaudieron los Wikileaks y elevaron a la categoría de héroes a Julian Assange, Bradley Maning y Edward Snowden, destorcieron los argumentos que habían usado y aseguraron que Sepúlveda atentaba contra la seguridad nacional. Bien sabemos que estos birlibirloques se explican por el relativismo moral de la izquierda, si la actuación de un espía afecta al imperio norteamericano, es digno de encomio, aplauso y admiración; si afecta —en teoría— el proceso con las Farc, es merecedor del peor de los castigos, caen rayos y centellas y se arma una cacería de brujas para descubrir la mano que mueve la cuna…

Cuarto acto. “Ver para creer”. Se publican pruebas de la relación del hacker criminal con el candidato. Y como “una imagen vale más que mil palabras”, se concluye que se trata de una relación criminal. El video sería prueba de un concierto para delinquir, no importando que el audio deje clara evidencia de que en esa charla no se alude a delito alguno. Si acaso, se podrían cuestionar las afirmaciones de Sepúlveda sobre su ‘acceso’ a información de inteligencia. Él no dice cómo la obtiene y solo los imbéciles podrían creerse el cuento de que este sujeto, sin ser un gran experto, interviene las comunicaciones del Comando Sur de los Estados Unidos y sus superaviones Awacs. Simplemente, ridículo. Si Sepúlveda ha chuzado al Tío Sam lo van a pedir en extradición pero para ponerlo a trabajar para ellos antes de que lo recluten los chinos o los rusos.

A todas estas, ¿qué se supone que un ciudadano debe hacer cuando alguien asegura tener información de inteligencia, arrestarlo? Habría que arrestar periodistas todos los días, que son los habituales receptores de información clasificada.

Quinto acto. La comparsa del cuarto poder. Como en el video no hay nada que comprometa a Zuluaga toca poner a los medios enmermelados a mentir impúdicamente, a exagerar y a falsear la información. La revista Semana, dirigida por el sobrino del Ejecutivo, ha tenido el atrevimiento de cambiar el sentido de las frases del video, poniendo a Óscar Iván Zuluaga a decir todo lo contrario de lo que en realidad expresó. En concreto, cuando Zuluaga pregunta qué golpe va a dar Santos para subir en la intención de voto, la revista la tergiversa y deforma lo dicho con la expresión “Queda un mes para dar un golpe, hermano”, dando a entender que Zuluaga es el que trama dar un golpe. Simplemente, vulgar.

Y de los grandes medios, prácticamente no se salva ninguno. Todos han corrido a amplificar a los políticos santistas que pidieron la renuncia de Zuluaga, lo mismo que a cualquier cantidad de abogados que aseguran ver en ese video la tipificación de grandes delitos, con penas que podrían llevar a varias décadas de cárcel a los implicados.

En fin, es cierto también que el video tiene ciertas manipulaciones, pero basta con ver que se trata de una trampa muy bien urdida para restarle votos al candidato y hasta para intentar que se retire. Si han sido capaces de esto, ¿cómo dudar que se le quiere entregar el país al castrochavismo? Ese es el meollo del asunto y ya veremos el domingo la reacción de los colombianos ante esta patraña.

(Publicado en el portal del Centro de Pensamiento Primero Colombia, el 22 de mayo de 2014)

También le puede interesar

Posted by Saúl Hernández

Deja un comentario