Barack ObamaHay quienes creen que la miseria del pueblo cubano es fruto del embargo norteamericano y no del modelo comunista que impera en la isla hace más de 50 años. De ahí que consideren que la genuflexión de Obama hacia el castrismo puede ser reconfortante para los cubanos, a pesar de que solo es una recomposición diplomática y no el final mismo del embargo, cosa que le compete al Congreso de EE. UU.

No obstante, lo que Obama ha hecho es darle reconocimiento a una dictadura, a un gobierno totalitario y patrocinador del terrorismo desde sus inicios, lo que no servirá para promover la democracia en la isla ni el respeto por los derechos humanos. Es como si Ronald Reagan, en vez de pedirle a Gorbachov que derribara el muro de Berlín —en aquel famoso discurso—, le hubiera ofrecido brochas para pintarlo. Un sinsentido.

Tampoco servirá para mejorar la situación económica y el nivel de vida de un pueblo menesteroso pues, como lo dice la hija del dictador Raúl Castro, este no es un acercamiento al capitalismo. Entonces, ¿qué sentido tiene la decisión de Obama? ¿Acaso pretende pasar a la historia con un acto absurdo que provoca un efecto tanto o más grave que aquello que quiere corregir?

Obama no ha exigido nada en contraprestación a su apertura y, más bien, lo ha dado todo. Rompió la regla de que EE. UU. no negocia con terroristas, y a partir de ahora tendrá que hacerlo y explicar por qué no se hizo lo mismo en el caso de las recientes víctimas del Estado Islámico. Y le da oxígeno a un régimen criminal, por quién sabe cuántas décadas más, a expensas de su población.

Algunos piensan que la movida de Obama es una jugada geoestratégica que les devuelve a los gringos algo del liderazgo perdido en América Latina frente a los rusos y los chinos. Y agregan que los demás países del Alba no tendrían sustento moral para criticar al “imperio norteamericano” luego de que este formalice relaciones de buena vecindad con los cubanos.

Pero Obama no se manda solo y tras de arrodillarse ante los Castro tuvo que firmar las sanciones que el Congreso dispuso contra funcionarios de Venezuela. Así que será muy difícil tener contentos a todos los antiimperialistas, y hasta la misma Cuba encabezará el coro de vociferantes para obtener más réditos. No en vano, tiene razón Evo Morales cuando dice que esta es una muestra de que no se debe dar el brazo a torcer hasta obtener lo que se exige. En esto, los comunistas suelen tener una constancia ejemplarizante mientras el resto cedemos y otorgamos la victoria por cansancio, luchamos hasta que por aburrición lo damos todo por perdido, como está ocurriendo en Colombia.

La historia demuestra que ofrecerles largas a los regímenes comunistas es pernicioso; ellos no reconocen por sí mismos sus problemas sino que los ahondan, huyen hacia adelante creyendo que de esa manera van a revertir el colapso cuando lo único que consiguen es empeorar las cosas dramáticamente. Por eso sorprende que sea el ‘faro de la libertad y la democracia’ el que se convierta ahora en el apoyo del despotismo castrista, justo cuando Cuba parecía estar otra vez en el borde del abismo por el desplome de Venezuela. Así, la dictadura podría sostenerse por varias décadas más, gracias al imperio yanqui… Simplemente, increíble.

Entre tanto, en nuestro país no soplan mejores vientos. El fiscal general Alejandro Montealegre ahondó en la desvergonzada propuesta de Santos de convertir el narcotráfico en delito político, sumando un par de barbaridades como la extorsión y el secuestro. A la vez, las Farc proponen un cese unilateral indefinido, pero con una trampa evidente como es la de exigir que no sean atacadas por las Fuerzas Militares. Y al oír al general Javier Flórez declarar que se está “estudiando el cese al fuego bilateral y definitivo”, queda la sensación de que eso ya se pactó y no se lo quieren informar al país. Toda Colombia es un gran Caguán.

Paz con impunidad, no es paz. Paz con elegibilidad, no es paz. Bien dice el escritor Gardeazábal que perdimos la guerra por un gobierno que “no impone una sola condición en la mesa”. Parafraseando el Manifiesto Comunista, hay que decir que un fantasma recorre América.

(Publicado en el periódico El Mundo, el 22 de diciembre de 2014)

También le puede interesar

Posted by Saúl Hernández

Deja un comentario