Según informaciones del periódico El Espectador (29-11-2009), organismos de inteligencia militar interceptaron comunicaciones de las Farc que dejan al descubierto la nueva estrategia que viene implementando ese grupo terrorista en un intento por sobreponerse a la peor etapa de su historia, que será la última a menos que el Estado y la sociedad colombianos claudiquen en la lucha por erradicarlo. Dicha estrategia estaría fundamentada en un factor que no depende directamente de ese grupo subversivo, como es el cambio de presidente en el 2010; es decir, mientras en el sesgado informe de León Valencia se aduce que las Farc se están‘recuperando’, su única “esperanza” de supervivencia radica en que haya “un gobierno distinto”.

Ya de por sí es sospechoso que un movimiento marxista esté hablando de ‘esperanzas’ en vez de confiar en el materialismo histórico, pero es conocido de sobra el analfabetismo político de las Farc y su incapacidad para leer correctamente la realidad nacional y tomarle el pulso al sentir del país. De ahí que no sea de extrañar que la idea que están manejando internamente es esa de que “el presidente Álvaro Uribe Vélez será derrotado en las urnas, a pesar de que la Corte Constitucional avale el referendo”.

Deberían ver las encuestas recientes, si en realidad creen eso. Si el referendo es aprobado por la Corte Constitucional —y si luego se supera la barrera del umbral, que es el mayor escollo—, Álvaro Uribe ganaría sin atenuantes en la primera vuelta. Los datos de la encuesta de Ipsos – Napoleón Franco son concluyentes: el 57% votaría por Uribe y el segundo en votación, Gustavo Petro, apenas alcanzaría el 9%. Si bien es cierto que el apoyo a Uribe ha sido aún mayor en otras épocas, sus rivales se ven como liliputienses luchando contra Gulliver. Y esta medición se viene haciendo desde años, por parte de varias firmas encuestadoras, contratadas incluso por medios de comunicación que no apoyan al Presidente Uribe, con iguales resultados: una abrumadora mayoría exige la reelección.

En realidad, la única alternativa viable para las Farc es que la Corte Constitucional niegue el referendo, muy probablemente mediante una salida ‘elegante’ que deje contento a todo el mundo o, por lo menos, que no genere frustración en las mayorías. Una de ellas podría ser la de permitir un referendo que apruebe la reelección pero para el 2014, siguiendo el argumento de los puristas que creen que la pregunta por la que cuatro millones de personas estamparon su firma, fue mal formulada. Otra salida ‘elegante’ podría ser la que sugiere la Revista Semana (12-12-2009) en sus Confidenciales: “…considerar que los múltiples vicios de procedimiento que se han denunciado son subsanables y en consecuencia se tendría que devolver el texto al Congreso para que los enderece. Como esto tomaría un período legislativo, el proceso terminaría después de las elecciones, lo que sería una manera elegante de hundirlo, sin querer queriendo”.

Aún así, la Seguridad Democrática mantiene por lo menos un as bajo la manga, que sería Juan Manuel Santos, quien como Ministro de Defensa le propinó a las Farc los mayores golpes de su historia. En el caso de que Uribe no esté en la contienda electoral, las encuestas muestran el favoritismo por Santos, a pesar de que su campaña aún no se ha iniciado, y de que serán muchos más los que se sumen a su candidatura cuando Uribe lo unja como su sucesor. No todos los votos son endosables, por supuesto, pero el pueblo colombiano no va a ir al matadero con los ojos vendados, a entregarse en brazos de Chávez y las Farc, o de lo que indique esa gavilla tenebrosa de la que hacen parte Piedad Córdoba, Ernesto Samper, César Gaviria y hasta Andrés Pastrana, viudos del poder que pretenden arrebatarlo a cualquier costo.

Para perjuicio de las Farc, la Seguridad Democrática continuará en 2010 con o sin Uribe. A las Farc no les bastará con esconderse y evadir a las autoridades, pues quedarán condenadas al ostracismo; las acciones de mínimo impacto no les alcanzarán para hacer ver impotentes a las Fuerzas Militares y de Policía; y el trabajo político de sus compañeros de ruta seguirá hundiéndose en el desprestigio. El único salvavidas de las Farc es Hugo Chávez, pues del expolio del petróleo venezolano depende el Movimiento Continental Bolivariano, o sea la expansión del comunismo en toda Latinoamérica. Pero ya Chávez se encargará de labrar su propia tumba solito.

Publicado en el periódico El Mundo, el 21 de diciembre de 2009

También le puede interesar

Posted by Saúl Hernández