Hace poco asistimos los colombianos al deshonroso juicio en el que se condenó sin pruebas al coronel Alfonso Plazas Vega por los supuestos desaparecidos del Palacio de Justicia. Y no solo sin pruebas; es que lo que ocurrió allí fue una vergonzosa pantomima en la que entre una fiscal, Ángela María Buitrago, y una juez, María Stella Jara, se inventaron testigos fantasmas y pruebas falsas para condenar al militar. Al respecto hemos dicho que esto es una reivindicación de la izquierda en contra de quien les propinó una derrota significativa y se convirtió en símbolo del triunfo del Estado. De hecho, a Plazas le aplicaron un curioso tipo penal bajo el supuesto de que la retoma estaba a su cargo: la autoría mediata. Es decir, cualquier acción u omisión de un uniformado en los hechos del Palacio, habría sido responsabilidad de Plazas.

Aparte de que el proceso es abundante en irregularidades, lo que acaba de conocerse es prueba fehaciente de la mala fe de los que acusan al Coronel. Resulta que la periodista Claudia Morales, de RCN Radio, descubrió que René Guarín Cortés, el más conspicuo representante de los familiares de los supuestos desaparecidos, es un ex guerrillero amnistiado del M-19, el mismo grupo terrorista que se tomó el Palacio de Justicia a sangre y fuego.

Guarín es quien más ha presionado a la justicia para que castigue a Plazas Vega y a otros militares; es quien ha exigido más enérgicamente que se le aumente la pena impuesta de 30 años de prisión; y quien más ha insistido en que se le confine en una cárcel común, donde la vida del Coronel correría peligro, y no en una guarnición militar que es lo que contempla la ley para estos casos.

Y vaya que Guarín Cortés no es un ex guerrillero cualquiera. En 1988 participó en el secuestro del publicista Jorge Valencia Ángel, hecho por el que fue capturado y pagó varios meses de cárcel. Luego, en 1989, fue amnistiado con el resto de delincuentes de ese grupo terrorista, pasando por alto toda clase de crímenes de lesa humanidad y violaciones de los derechos humanos, y sin la más mínima dosis de verdad, justicia y reparación. Todo quedó en tinieblas, nadie sabe en cuántos secuestros, asesinatos, extorsiones y demás participó este sujeto.

En una entrevista que concedió a la W Radio, René Guarín admitió su pertenencia al M-19, pero justificó su alzamiento en armas contra el Estado con un argumento muy curioso. Dijo que lo hizo por el dolor que lo embargó a él y a toda su familia por la desaparición de su hermana Cristina en la toma del Palacio. Es decir, este delincuente decidió vengarse del Estado y no de los victimarios, adhiriéndose a los asesinos, como si la toma la hubiera ejecutado el Ejército –teoría de la ‘ratonera’– y no el M-19. Sin embargo, hay un detalle que no se puede pasar por alto: Cristina Guarín era abogada y llevaba apenas dos semanas trabajando en la cafetería, como cajera.

¿Puede alguien creer que una abogada estuviera, por casualidad, trabajando como cajera de una cafetería en un edificio que estaba a punto de ser tomado por la guerrilla, y que su hermano terminara enrolado en la misma banda criminal? Esas son muchas coincidencias. Atando cabos, es preciso preguntarse si no era que la abogada Guarín pertenecía al ‘M’ y estaba en Palacio haciendo inteligencia para la toma y si su hermano René, que en ese entonces estudiaba quinto semestre de Ingeniería de Sistemas en la Universidad Nacional, no hacía parte ya del grupo subversivo.

Fuere de una u otra forma, hay que hacer hincapié en que desde un principio el Tribunal Especial de Instrucción que se creó para investigar los hechos del Palacio, determinó que el número de cadáveres no identificados correspondía con toda exactitud con el de los llamados ‘desaparecidos’ y que los trabajadores de la cafetería fueron llevados desde el inicio de la toma al cuarto piso, donde perecieron. En cambio, quienes dicen reconocer en borrosos videos a supuestos desaparecidos saliendo vivos del Palacio, son personas de un sesgo ideológico perverso como el secuestrador René Guarín, por lo que sus testimonios no deberían tener validez.

Sobre este hecho quedan muchas preguntas pendientes: ¿Tiene el secuestrador Guarín autoridad moral para juzgar a un inocente? ¿Se puede seguir considerando a Guarín y sus compinches como defensores de los derechos humanos? ¿Por qué la mayoría de medios de comunicación no han hecho eco de esta noticia?

Publicado en el periódico El Mundo, el 23 de agosto de 2010

También le puede interesar

Posted by Saúl Hernández

One Comment

  1. Don saul..verfique usted con el Informe final de la llamada comisión de la verdad y vera que encuentra algunos detalles como los siguientes……1º. la mayoria de los llamdos “empleados ” de la cafeteria del palacio eran NUEVOS. comenzando por el Adminsitrador que asu vez era conocido de la hermana de guarin Cortes, lo que es casi seguro, que eran Milicianos del m-19……2º. EL secuestrador RENE GUARIN COPRTES logró que la lalmada Comsion de la Verdad le hiciera un ” HOMENAJE” a su hermanita…..pero además el dia que al jueza JARA profrio su Prevaricato contra el coronel Plazas…Hubo tremendo abrazo de alegria entre RENE GUARIN CORTES…e ..IVAN CEPEDA CASTRO..el Hijo del IDEOLOGO de la VIOLENCIA en COLOMBIA..el terorista y criminal MANUEL CEPEDA VARGAS..a quien su hijo lalma el Senador..pero nunca dice como fue que llegó al senado

    Responder

Deja un comentario