Álvaro Uribe Vélez NO ES UN PARAMILITAR NI ES EL CANDIDATO DE LOS PARAMILITARES. El hecho de que sea el candidato favorito de los paramilitares no lo convierte en paramilitar porque es un acto ajeno y opuesto a su voluntad. Es, más o menos, como decir que si la comunidad gay apoya su candidatura, doctor Horacio Serpa Uribe, eso lo convierte a usted en homosexual; o como decir que si Noemí Sanín recibe la adhesión de las iglesias cristianas es porque ha apostatado de su fe católica.

Por supuesto que la coacción que, probablemente, están desarrollando los paras en sus zonas de influencia, con el propósito de obligar a las gentes a votar por Uribe y no por otros candidatos, es odiosa pero no es problema de Uribe ni culpa de él. Tampoco las guerrillas permiten votar por candidatos diferentes a los ‘suyos’ en sus áreas de dominio; la supremacía política de la Unión Patriótica en la Urabá de los años 80 fue producto del fusil: el que no votaba por el candidato de la guerrilla se moría.

Todo esto no es más que un delito electoral que tiene historia acendrada en Colombia y que en muy poco se diferencia de la compra de votos que usted y sus compinches tan bien conocen. En la intimidad del cubículo, queda a conciencia de cada ciudadano dejarse comprar por el miedo o por unos centavos, pero en el caso de Uribe no es él directo responsable, en el caso suyo no se podría decir lo mismo.

Usted, doctor Horacio Serpa Uribe, ES EL CANDIDATO DEL CARTEL DE CALI, si nos atenemos a sus propias teorías y especulaciones. Hace ocho años, en la campaña presidencial de Ernesto Samper, usted recibió plata del narcotráfico en cajas envueltas en papel regalo, y anduvo por la costa caribe, en una avioneta, repartiendo dineros para comprar votos.

Claro que nadie está obligado a denunciarse a sí mismo pero, para ser más ecuánime, debería denunciar que, según su método de análisis, no cabe duda de que Luis Eduardo Garzón ES EL CANDIDATO DE LAS FARC, por cuanto la simpatía entre éste y los subversivos es evidente. Y si anda tan preocupado, señor Serpa, por las baladronadas de Mancuso, acerca de unos parlamentarios paracos que nadie conoce ¿por qué no denuncia los parlamentarios de la guerrilla que todos conocemos?

Usted ha dicho que el silencio de Uribe, en relación con los paramilitares, es sospechoso. ¿Es igual de sospechoso a su silencio acerca de la guerrilla? Su discurso en el Caguán fue tardío y pantallero, espoleado por unos pésimos resultados en las encuestas. ¿ES USTED CANDIDATO DE LAS FARC, DOCTOR SERPA?

Yo, personalmente, no creo que usted sea candidato del Cartel de Cali (ni que lo que haya sido el ex presidente Samper) y tampoco de la guerrilla de las Farc porque no soy tan CANALLA como para usar argumentos tan sucios para desprestigiar a alguien, sea quien fuere, y mucho menos tratando de poner en entredicho nuestra democracia frente al mundo tan sólo porque se es UN MAL PERDEDOR.

Doctor Horacio Serpa: ¿Qué puede pensarse de alguien que tan rastreramente es capaz de poner sus intereses personales por encima de los anhelos y las necesidades de todo un país? Usted ha tenido el descaro de repetir la imbecilidad de Andrés Pastrana cuando hace ocho años, haciendo gala de una doble moral inmensa, destapó el escándalo de los narcocasetes y se fue corriendo al extranjero sin importarle las consecuencias políticas de un acto que cometió no por convicciones morales sino por vanidad, por mal perdedor, para venir ahora a perpetrar el gobierno más corrupto y desastroso de la historia de Colombia.

Pero lo suyo es peor: primero, porque usted tiene veinte años más de los que tenía hace ocho Andrés Pastrana; segundo, porque usted vivió en carne propia las consecuencias nefandas del desprestigio externo y la ingobernabilidad en lo interno; y, tercero, porque usted no tiene ninguna prueba sustancial para argumentar su berrinche, simplemente porque no existe prueba, todo es un sucio chisme suyo que lo pone a la altura de una verdulera de plaza, porque su mezquindad es inmensa y sólo le interesa poner su bigote en la fronda del presupuesto nacional.

Lo que si está muy claro, candidato Serpa, es que USTED ES EL MÁXIMO COMANDANTE DE lo que el doctor Álvaro Uribe Vélez llama la segunda subversión: LA CORRUPCIÓN DEL ESTADO. Su pataleta no tiene otra intención que impedir a toda costa que Uribe llegue a la presidencia porque todos los corruptos saben de su voluntad política, casi obsesiva y sicótica, de eliminar toda clase de privilegios y combatir la rapiña burocrática. Por eso la mala prensa de parte de periodistas y medios que comen del presupuesto.

Su visión apocalíptica y malintencionada de la supuesta guerra total de Uribe, apuntalada y difundida por las ONG’s pagadas por la guerrilla, no ha generado la desconfianza que usted pretendía porque es un panorama que será factible sólo si no se combate valientemente a las guerrillas para obligarlas a negociar. Como esta alharaca falló ahora se viene usted con esta denuncia infame y bellaca, pero como los colombianos no comemos cuento y todavía faltan dos meses para las elecciones del 26 de mayo, ¿DE QUÉ SERÁ CAPAZ USTED, SERÁ CAPAZ HASTA DE CONSPIRAR CONTRA LA VIDA DE ÁLVARO URIBE VÉLEZ, DOCTOR SERPA? Créame que ya no sería una sorpresa para nadie.

Por último, le informo que usted le está faltando el respeto a la mayoría de los colombianos, a todos los que respaldamos la candidatura de Álvaro Uribe Vélez. Si él es el candidato de los paramilitares, ¿qué venimos siendo nosotros, ¡paracos asesinos!? No señor, no faltaba más.

Como santandereano usted tiene la obligación de no ser inferior a José Antonio Galán y a los comuneros. Así no se hace campaña, eso no le queda bien a usted ni a ningún colombiano. Este ardid sólo le va a dejar remordimiento y le va a granjear el menosprecio de sus compatriotas, no termine de la peor manera su vida pública. Que la Semana Santa lo ayude a reflexionar y renuncie a la mentira y el engaño (tan propios de la política) en momentos tan aciagos para la Nación, en los que hay que pedir que Dios se apiade de Colombia y derrame su bendición sobre quien vaya a regir los destinos de nuestra patria. ·

También le puede interesar

Posted by Saúl Hernández

Deja un comentario